miércoles, 9 de noviembre de 2011

Absurdos urbanos

El absurdo muchas veces, tiene que ver con la belleza. Como las flores blancas y lilas de los jacarandás que crecen debajo de la autopista. Como esa mujer que conversa con el chofer, tan llena de vida y tan cansada. Absurdos que llevan a pensar la vida como una herida. Absurdos de los que llevamos siempre en la cartera un libro de Kafka, una tarjeta de crédito y la esperanza de que lo imprevisible nos sorprenda en el recorrido del 134.

No hay comentarios: