martes, 17 de enero de 2012

Cicatriz

- Te voy a amar toda la vida.
Y  se tatuó su nombre bien grande en letras góticas en la muñeca. Llevó su nombre como un grillete.
Era ese nombre el que le cubría la cara cuando lloraba desconsolada, recordando el momento en que la vió riendo de la mano del Negro Acuña en la esquina de Suárez y la vía.
Es esa marca que marca su muñeca llena de nudos rojos, de cicatrices, las mismas que están en su corazón.

No hay comentarios: