sábado, 4 de febrero de 2012

Crónicas del Huasamayo ( y siguen...)

Pasada la medianoche, la voz se corrió en el pueblo: "Está bajando el Huasamayo". La voz del río empezó a escucharse cada vez mas potente. Un bramido en la noche.
La luna prefirió no mirar. Y la única forma de poder pasar del otro lado era el puente. Era de noche, dije y dije también que estaba oscuro. Y el olor impregnaba el aire. El olor del barro. El olor antiguo. Y la corriente brava que gritaba la presencia de lo más profundo, de lo mas lejano, de la pacha empapada de amor, que rugía y se caía cauce abajo - entregada y potente - a los llamados de la sangre.

No hay comentarios: