domingo, 1 de abril de 2012

Acerca de las formas no convencionales de viajar

 Y Nacho vino igual a la procesión, urgido por necesidades del alma.
Él sabe - como yo también lo sé-  que el cuerpo a veces nos juega trampas, pero no es un impedimento para realizar sueños.
Debe ser por eso que,cuando esta mañana forzaron la cerradura de la habitación, no sentí miedo.
(¡ Era yo! ¿No te diste cuenta? Soñé que entraba a la habitación 3 rápido, para agarrar mi siku, la banda ya se iba para el cerro. No entré porque sentí que algo me llamaba desde el pukara....)

No hay comentarios: