sábado, 12 de mayo de 2012

Una mujer se va

( "Ella también se cansó de este sol"
L.A. Spinetta)
Harta de planchar camisas, preparar guisos y comer tibio, Mercedes se fue. Armó una valija chiquita y mientras Alberto miraba el partido y Santi jugaba con la play, salió como salen las palomas del balcón.
Otra mujer entraba casi simultáneamente. Se puso a planchar camisas, preparar guisos, comer tibio, abrir su sexo para que, como un pájaro sin deseo,  Alberto - muy de vez en cuando - desagotara sus conductos en ella.
Pasaron muchos años. Pero muchos. Una tarde de otoño, Mercedes volvió. Miró por la ventana. Alberto miraba el partido. Santi jugaba con una máquina. Una mujer planchaba.
Sonrió. Y fue a mojarse los pies a la luna.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Me gusta ,me hace acordar a Laura quien lentamente guarda en su valija gris ,el final de toda una vida de penas....

Hugo

Barracuda dijo...

Gracias Hugo!

Anónimo dijo...

Me reflejo en ella! Me canse de esperar en vano!!