martes, 31 de julio de 2012

Miamor


Esos días luminosos del alma, esos días en que la vida guiña el ojo izquierdo, aparece mi amor

Son los choferes  mi amor de 1,25
Las ancianas mi amor
Un mendigo  mi amor en el andén
Hija mi amor bailemos
Los astronautas mi amor
Mi amor cajero automático deme múltiplos de 10
Un gato mi amor que maulla al aire
Una voz que canta que, mi amor, no se va a llamar.
("estás prohibida, pasenla en la radio"...C.G.M)

sábado, 28 de julio de 2012

Acerca de los objetos inanimados

LAS LLAVES



No pretendo disuadir a los estimados lectores de una verdad incuestionable. Se sabe desde tiempos inmemoriales que las llaves tienen vida propia. Suelen jugarnos bromas y somos víctimas de sus caprichos. El caso paradigmático es la súbita desaparición de las mismas en el preciso momento en que deseamos o necesitamos – que no son sinónimos pero valga  la analogía- salir. Las consecuencias son diversas, desde quien salvó su vida por llegar cinco minutos tarde hasta quien perdió esa cita ansiada porque las llaves decidieron permanecer ocultas en el fondo de un saco, mudas.
Las llaves más jodidas son esas que abren o cierran lugares asombrosos como la inspiración de un poeta, el baúl de un mago o la caja de Pandora.
Las llaves pueden encerrar secretos a su antojo, impedir negocios, torcer destinos.
Por eso, casi siempre, mi puerta está abierta. Le temo menos a los ladrones que a perder la libertad.

miércoles, 18 de julio de 2012

Lista de espera


"Ya no te espero.

Porque de esperarte hay odio
en un noche de novios,
en los hábitos del cielo,
en madre de un hijo ciego.
Ya soy ángel del demonio"
Silvio dixit

Mientras esperaba que se desocupara el baño de damas del bar, advirtió que, otra vez, había sido puesta en una lista de espera.
Recordó entonces las innumerables esperas de su vida, impuestas, no elegidas. Aquel señor que le pidió que lo esperase, que se separaría ese mismo año. Aquel aumento de sueldo prometido para dos meses. Los resultados del análisis. La fila del banco. El pasaje de avión. La respuesta a su pregunta. La cura de la enfermedad.El bondi.
Recordó también entonces que los sucesos más intensos de su vida habían sido  inesperados. Un beso en una noche helada. Un viaje al otro lado del mundo. Una canción una tarde de sol. Un hijo. Una muerte súbita. Un amor de primavera. El calor real de un abrazo.
Decidió entonces tacharse de todas las listas de espera. Se puso el tapado largo, las botas mas altas y salió
Ya no espera. Está lista.

lunes, 16 de julio de 2012

Acerca de los avatares de la belleza


En el lago Coypasa  allá por los confines de los Andes, dicen que hay una isla redonda. 
En la isla redonda hay árboles, pájaros, flores y aromas exquisitos. 
Los Chipaya saben, porque así se los han enseñado sus padres y sus abuelos, que hay días en que no se debe mirar tanta belleza. Esto trae peligros aterradores. La belleza tiene costados demoníacos.
Se cuenta entonces, que en una de esas tardes prohibidas, pasa un hombre joven y en lugar de dar vuelta la cabeza, se queda embelesado mirando el paisaje y así mirando ve salir una joven hermosa. 
Pero la muchacha desaparece. El joven la  espera.  Cada vez que ella sale, él entra. El joven  Chipaya no puede apartar la mirada.  Nunca más.
En vano hacen curas sagradas. Ahora con la mirada perdida y el cuerpo vago, sólo atina a permanecer. Agoniza en una espera eterna.