viernes, 31 de agosto de 2012

Amo


El perfume del jazmín en primavera.
Los ángeles vigías.
La más maravillosa música.
A los que cosieron mi ropa, mis zapatos.
A los repositores de supermercado.
A los mendigos y las mendigas.
A los cartoneros, los arqueólogos, los buscadores de perlas en ferias suburbanas.
A los vendedores ambulantes,  los jipis sobrevivientes, los que se empeñan en guerrilas inexistentes.
A los ocupantes ilegales, a los fumadores ilegales, a los amantes ilegales.
A los putos y a las putas.
A los que esperan encontrar un billete de cien pesos en la calle.
A los más feos, a las más feas.
A los lectores de diarios ajenos.
A los expendedores de destinos favorables.
A los trashumantes.
A las fronteras.
A las polleras de las cholas y a sus trenzas. Al ajo y al limón.
A los que cantan cada mañana en mis oídos, o cada noche, da lo mismo.

martes, 21 de agosto de 2012

Electra


Por esos extraños designios del destino, de dios o del azar, mi vieja nació en Argentina.
Sus padres, sus hermanas, sus tíos eran españoles.
Sus padres, sus hermanas, eran anarquistas.
Por esos extraños designios del destino, de los hombres pero no del azar, mi vieja nació a la pasión por la justicia. También en el amor a la belleza,  a las preguntas y a la libertad.
Le pusieron Electra para que no sea una más. Para que donde vaya sea un rayo fulgurante.
Electra ilumina a su paso todo lo que transita.
Será por eso que la rodean ángeles y desangelados, desamparados y mujeres sin rumbo. 
Mi vieja generosa tiene luz para todos, y para rato.

lunes, 20 de agosto de 2012

The inner light

Bondi repleto.
El chofer sugiere: - "Corriéndose al interior".
En ese momento, Harrison susurra  que es posible "llegar sin viajar, mirar todo sin ver..."
Y el recorrido se transforma.
"Arrive without travelling
See all without looking
Do all without doing".
( The inner light. G.H.1967)

viernes, 10 de agosto de 2012

Objetos perdidos en Bajo Belgrano

"Bajo Belgrano, amor ascendente
es ella quien te busca donde vos no estás...L.A.S"

Para evitar los malentendidos de las palabras, Luisa y Alberto decidieron comunicarse a través de objetos estratégicamente ubicados al descuido en las calles del Bajo Belgrano.
Entonces, ella dejó caer un pañuelo perfumado en una esquina indicando "mordeme el cuello" y al levantarlo Alberto comprendió: "sonate los mocos".
Para insistir en su búsqueda, él  abandonó un chaleco de lana en medio de la calle Zabala: "quiero el calor de tu cuerpo, Luisa". Ella lo vió y entró en cólera: "sos gorda, tapate".
Respondiendo a la supuesta afrenta, colocó un par de anteojos en un trozo de asfalto en el cordón de la vereda: "no me estás viendo, Alberto". En vano fue intentar convencerlo,  aseguraba a sus amigos, "me está diciendo: cuatro ojos, rajá de acá".
De este modo pasaron los años, pensándose, intentando un encuentro, dejando marcas.
Objetos extraviados, equívocas señales del amor.
"y vos estás tan sólo
loco, iridiscente
tu ropa está vacia...
y ya nadie te escucha nunca."
L.A.S


jueves, 2 de agosto de 2012

Puta

Llueve.
El gordo le pregunta a la Trixi si le gusta ser puta.
La Trixi lo mira:- Puta no se es, ricura, es un laburo y un laburo de mierda.
Hace rato que la lluvia no es torta frita y mate. Que es una noche sobre Pavón a pura merca para bancar la espera. Para que tipos, como ese gordo gil, le den un mango, se vacíen en ella y cuenten en el bar, que las putas son putas porque les gusta.