martes, 21 de agosto de 2012

Electra


Por esos extraños designios del destino, de dios o del azar, mi vieja nació en Argentina.
Sus padres, sus hermanas, sus tíos eran españoles.
Sus padres, sus hermanas, eran anarquistas.
Por esos extraños designios del destino, de los hombres pero no del azar, mi vieja nació a la pasión por la justicia. También en el amor a la belleza,  a las preguntas y a la libertad.
Le pusieron Electra para que no sea una más. Para que donde vaya sea un rayo fulgurante.
Electra ilumina a su paso todo lo que transita.
Será por eso que la rodean ángeles y desangelados, desamparados y mujeres sin rumbo. 
Mi vieja generosa tiene luz para todos, y para rato.

1 comentario:

POLARIS dijo...

Lástima que se hizo peronista!

Genial nena! conmovedor

Salud!