viernes, 10 de agosto de 2012

Objetos perdidos en Bajo Belgrano

"Bajo Belgrano, amor ascendente
es ella quien te busca donde vos no estás...L.A.S"

Para evitar los malentendidos de las palabras, Luisa y Alberto decidieron comunicarse a través de objetos estratégicamente ubicados al descuido en las calles del Bajo Belgrano.
Entonces, ella dejó caer un pañuelo perfumado en una esquina indicando "mordeme el cuello" y al levantarlo Alberto comprendió: "sonate los mocos".
Para insistir en su búsqueda, él  abandonó un chaleco de lana en medio de la calle Zabala: "quiero el calor de tu cuerpo, Luisa". Ella lo vió y entró en cólera: "sos gorda, tapate".
Respondiendo a la supuesta afrenta, colocó un par de anteojos en un trozo de asfalto en el cordón de la vereda: "no me estás viendo, Alberto". En vano fue intentar convencerlo,  aseguraba a sus amigos, "me está diciendo: cuatro ojos, rajá de acá".
De este modo pasaron los años, pensándose, intentando un encuentro, dejando marcas.
Objetos extraviados, equívocas señales del amor.
"y vos estás tan sólo
loco, iridiscente
tu ropa está vacia...
y ya nadie te escucha nunca."
L.A.S


5 comentarios:

Juana la Loca dijo...

Me gusto mucho su escrito primero que nada, y como bien dice ud las señales suelen ser confusas ,tal vez deberiamos ejercitar mas los sentidos y volver a la cosa primitiva ,poder percibir en un gesto , una mirada, un olor,una respiracion agitada lo que nos pasa y lo que le pasa al otro y asi dejarnos llevar,es muy arriegado , pero es mas
honesto las palabras son palabras ,ni buenas ni malas ,solo los grandes poetas tienen el poder de
alinearlas y entregarnoslas asi tan perfectamente acomodadas para hablar por nosotros y ayudarnos a
decirle a alguien que lo amamos,a traves de una cancion, o un poema, o que es tiempo de partir cada
cual por su lado.
Reconozco que en boca de patanes mentirosos las palabras son veneno de las almas credulas e inocentes
Ahora, me encuentro en una encrucijada..¿ a quien hay que obedecer, a los sentidos ,a las señales provocadas o a las palabras..?, si no ejercito mis sentidos no podre reconocer a los patanes de las personas buenas cuando dicen palabrasy si equivoco mis señales estoy perdido
Uuufff...esto es un tanto complicado ,tanto como separar a la razon de la emocion cuando predomina la segunda
Atte : Juana la Loca

Barracuda dijo...

Gracias Juana La Loca:
Ni tan Juana ni tan loca.
Su reflexión me deja una pregunta ¿ es que es acaso posible separar la razón de la emoción?
Es un honor para mí saber que soy leida por usted sea quien fuere.
Muchas gracias

Anónimo dijo...

Simplemente excelente.
Gracias

Barracuda dijo...

Gracias a usted, anónimo.

Román dijo...

Tu blog me había dejado una señal en Google, una frase buscada: Cofradía de la flor lunar. Y me ha traído hasta estos objetos perdidos. Si no te importa, me quedo por estas calles del Bajo Belgrano. Me encantó tu cuento.
Desde Vallecas (Madrid), ¡un besazo!