lunes, 22 de octubre de 2012

Atrás (de un vidrio)


Dos muchachas se acarician en la fila del supermercado.
En un rincón, el vendedor se pega un saque y sigue.
Los perros de la cuadra persiguen inútilmente un auto.
Un hombre desde un celular, escribe que la ama.
Una mujer  detrás de una pantalla, estalla en llanto.

( "Pero no, mejor no hablar de ciertas...cosas" L.P)

2 comentarios:

Anónimo dijo...

y la casa se puso azul. Los vidrios azules

Barracuda dijo...

Y el cielo suspendio sus señales.