lunes, 15 de octubre de 2012

Fina ropa blanca

Ella  sacaba las sábanas blancas, respirando el perfume del amor pasado, despojándose de los resabios de los cuerpos.
En el vaivén de las telas, la atmósfera se llenaba de soles, de risas perdidas, de miradas incandescentes.

Un mate tibio le acerca la mañana. ( "y acaso las sombras huyan..."). Y ella reía.

No hay comentarios: