martes, 13 de noviembre de 2012

Hombre que observa a una mujer que duerme


Una mujer duerme en el cuarto contiguo.
Él se levanta y busca un vaso de agua en la oscuridad  tan solo para contemplarla. Quisiera acariciarle el pelo, la sonrisa, pero no puede. Y, con la débil luz del refrigerador, se limita a observar las curvas que se insinúan bajo las cobijas.
Se retira a su habitación y se permite soñarse acompañado, oliendo el perfume de esa piel trajinada pero dulce. Y esa noche es más feliz que otras.

No hay comentarios: