viernes, 28 de diciembre de 2012

Acerca de los destinos insospechados


Como un soplo, como una lluvia

como un rayo una luna

oxigenaras, 
mi vida hasta estallar
es que siempre estarás
siempre estarás en mi. “ ( L. A. S.)

Nunca pensaste que podías ser río.
Pero río de verdad, con las consecuencias del caso.
Parte de su lecho, confundido entre las piedras, las piedritas, algún yuyo que crece por ahí.
Parte del viento que gira a horas del mediodía y te eleva entre los cerros.
Para cantar siempre.
Para irte y venir cuando se te diera la gana.
Para mojar los cuerpos calurosos, y, de paso, espiar entre las polleras de las mujeres.
Nunca pensaste que podías ser río.
O sí.
(“Barro, tal vez”, Barrientos)

domingo, 23 de diciembre de 2012

Acerca de las formas de la amistad


Sin duda, lo mejor cuando estábamos juntos, era darnos aliento para hacer lo que realmente se nos daba la gana. Así,  se nos cantaba cruzar la ruta para comprar el pan tira más rico, preparar una sopa de tomate, leer Gramsci en medio de una plaza, o,simplemente fumar  y reírnos hasta que nos doliera la barriga.
La idea era vivir de la forma más cercana posible a nuestros deseos, con las limitaciones del caso. Pero sentarse en un banco a mirar personas era, por ejemplo, un buen plan. Como también lo era construir un techo para los gatos, comer pizza a diario, o cortarse el pelo en medio del campo.
Nadie entendía nuestra amistad y a nosotros nos importaba un carajo.
Muchos decían que perdíamos el tiempo, pero ambos sabemos que lo que hacíamos era ganarlo. Cada minuto disfrutado era una de las maneras de torcerle el brazo al destino, y, de alguna manera, mojarle la oreja a la muerte.

jueves, 20 de diciembre de 2012

Armagedón urbano

Y el día se convirtió en noche.
Y ella saca un rosario del monedero. Tiene la certeza de que es el último día. Desde el asiento del atrás del bondi canta a voz en cuello, segura del amor de su dios y del espíritu santo.Algunos pasajeros suben el volumen de los auriculares, otros, se santiguan. Pero nadie se libra de su advertencia: arrepentirse del odio, agradecer al amor.
La Plaza Constitución la recibe en medio del diluvio.

sábado, 1 de diciembre de 2012

Tentaciones divinas


De su agenda se derraman mujeres.
Rubias, morochas, pelirrojas.
Delgadas como juncos, exuberantes como tortas de crema, torneadas como muebles antiguos.
Jóvenes púberes, muchachas ojos de papel, damas y señoras.
Cada mañana lucha en vano contra sí mismo, intentando que no se salgan de los renglones de su libreta. Pero las féminas insisten, y si una de ellas le golpea el hombro por la calle, casi sin quererlo le estará tomando delicadamente la mano y le preguntará, con ese gesto, qué desea.
( Este es el juego, de seducción.  G. S)