domingo, 23 de diciembre de 2012

Acerca de las formas de la amistad


Sin duda, lo mejor cuando estábamos juntos, era darnos aliento para hacer lo que realmente se nos daba la gana. Así,  se nos cantaba cruzar la ruta para comprar el pan tira más rico, preparar una sopa de tomate, leer Gramsci en medio de una plaza, o,simplemente fumar  y reírnos hasta que nos doliera la barriga.
La idea era vivir de la forma más cercana posible a nuestros deseos, con las limitaciones del caso. Pero sentarse en un banco a mirar personas era, por ejemplo, un buen plan. Como también lo era construir un techo para los gatos, comer pizza a diario, o cortarse el pelo en medio del campo.
Nadie entendía nuestra amistad y a nosotros nos importaba un carajo.
Muchos decían que perdíamos el tiempo, pero ambos sabemos que lo que hacíamos era ganarlo. Cada minuto disfrutado era una de las maneras de torcerle el brazo al destino, y, de alguna manera, mojarle la oreja a la muerte.

No hay comentarios: