jueves, 7 de febrero de 2013

El aromado

Detrás de los cerros amarillos vive el hombre aromado.
Se le conoce así porque exhala los más deliciosos aromas a su paso.
En verano, su sudor huele a jazmines, su aliento a cedrón y su cabello a lavanda.
En momentos de frío huele a canelas y sus manos, tan cálidas,  dejan suaves recuerdos de vainilla cuando acaricia.
Es amigo del viento, que trasmite su perfume embriagador y le trae amores que, como flechas,  van cruzando el sueño y lo acribillan sin sentido.

domingo, 3 de febrero de 2013

Bocanada

Es el miedo que me atrapa los pulmones como una hiedra. No sale ni entra el aire. Sé de mis latidos pero intento creerlos un sonido lejano.Cierro los ojos y no hay nada (soy invisible, me repito en voz baja). Al fin, los perros se alejan, siento sus pasos cada vez mas lejanos. Muy despacito la hiedra se suelta de mi pecho que se llena de un aire sutil, liviano, temeroso. Mis ojos se llenan de lágrimas y mi garganta se permite un vagido ensordecido. 
He renacido de mi propio dolor.

( "Casi ya no lloras, atrapado en libertad". I.S)