domingo, 3 de febrero de 2013

Bocanada

Es el miedo que me atrapa los pulmones como una hiedra. No sale ni entra el aire. Sé de mis latidos pero intento creerlos un sonido lejano.Cierro los ojos y no hay nada (soy invisible, me repito en voz baja). Al fin, los perros se alejan, siento sus pasos cada vez mas lejanos. Muy despacito la hiedra se suelta de mi pecho que se llena de un aire sutil, liviano, temeroso. Mis ojos se llenan de lágrimas y mi garganta se permite un vagido ensordecido. 
He renacido de mi propio dolor.

( "Casi ya no lloras, atrapado en libertad". I.S)

6 comentarios:

Nicolás Ferraiolo dijo...

Qué buena imagen la de los perros alejándose.

Barracuda dijo...

Muchas gracias por leerme.

Anónimo dijo...

Poder escribir de esa manera para expresar el miedo es un don tremendo aunque el miedo persista.
Un antídoto, porque el veneno vuelve, pero ya no mata.

Barracuda dijo...

Un gran remedio, para un gran mal.

COCO dijo...

Renacer del dolor es algo que solo un alma valiente logra.
Me re gustó esa frase.
saludos

-GF- dijo...

He renacido de mi propio dolor...
ya no estás sola en eso, yo te acompaño...
Gracias por seguir leyendo mi aMoRaMaRillo