sábado, 13 de abril de 2013

La besadora

Dicen, los que viajan demasiado, que en los colectivos de la Ciudad de Buenos Aires suele verse una muchacha hermosa, ni muy joven ni muy vieja, ni muy alta ni muy baja, ni muy gorda ni muy flaca, que, al solicitar su pasaje con amabilidad, toma con sus manos el rostro del chofer y lo besa en la boca.

Esta muchacha de cabello oscuro, se pierde luego entre el pasaje y no puede identificársela nunca más.

Muchos suponen que se trata de una novia despechada que trata de vengar su amor a un joven taxista que la dejó por una travesti. Otros comentan acerca de  la esposa de un colectivero infiel que tenía en cada parada una novia. Pocos saben que esta muchacha besa a los choferes porque en ese mismo momento siente que los ama, que la llevan a destino sin juzgarla y, ese beso, condensa la esperanza de encontrar el amor en cualquier lado, incluso dentro de un bondi repleto en hora pico.

2 comentarios:

-GF- dijo...

y si... puede pasar... todos, por lo menos en algún momento de nuestras vidas, creímos que podíamos encontrar amor en un bondi... dichosos aquellos que vivimos esa esperanza!!

PD: es buen volver a leerte, y volver a contactarte.
Abrazo!

Barracuda dijo...

Gracias GF! todo es posible en la ciudad de la furia.