lunes, 15 de julio de 2013

Juan 2.0


( Quién esté libre de pecado, que arroje la primera piedra. San Juan 8-7)
Quien esté libre de ilusiones que arroje la primera piedra.
Quien esté libre de miedos que arroje su primer fantasma.
Quien se arrogue el derecho a dictaminar lo genuino que escuche su voz.
Quien esté liviano como un pájaro que alce vuelo.
Quien sepa el secreto de la felicidad que convide.
Quien conozca los significados de tu silencio que los cuente al oído de los transeúntes.
Quien tenga demasiados perdones que revise el libro mayor.
Quien esté libre de piedras que arroje su primer pecado.

Nunca es tarde cuando la dicha – que no es
alegre pero es buena - se posa tibia, una mañana de sol en el invierno, te apunta al entrecejo y dispara, justo en el medio de la frente.

No hay comentarios: