miércoles, 7 de agosto de 2013

Kairos

El sol clarea despacito los cerros. Casi con ternura. 
Cuidadoso.  
Su tarea. 
Anunciarse sutil en la mañana. 
Acariciar las pieles. 
Desperezar girasoles. 
Encender los candiles detrás de los párpados. 
Hacerse sentir sin estridencias.  
Estar. 
Presentarse en la ventana de los hombres y de las mujeres  anunciando que hay una nueva oportunidad. Ocasión única en desmedro del tiempo.

No hay comentarios: