martes, 13 de agosto de 2013

Total interferencia

Desnudos. 

Frente a frente.
Se ríen mientras fuman.
Un hilo los sostiene.
La hebra que une los ojos enfrentados.
No hacen falta palabras.
No hacen falta más gestos de amor.
No piden nada más.
Ese momento redime los malestares de la ciudad, la voz del jefe, la plata que no alcanza.
Juegan a que se quieren para siempre.

Y en la radio suena un violín.

No hay comentarios: