miércoles, 9 de abril de 2014

Prisma

Cuando todo conspira,
hay un rincón que resplandece.
Una lágrima atravesada por un haz de luz.
Arco
del
iris.
Tan fugaz

como una estrella con tropiezos