martes, 15 de julio de 2014

Infinitesimales

La hornalla prendida,
los platos sin lavar,
la puerta abierta,
y desnuda un rato,
negarme a la ignominia de la depilación,
no atender al portero.

Te atrapo libertad
sos tan escurridiza
como el hilo de miel que cae
desde el borde de la cuchara

obligando a lamerla para evitar que escape.

No hay comentarios: