domingo, 18 de enero de 2015

Alma

Extiende las sábanas sobre la cuerda y pregunta: ¿soy mala?
La pregunta se extiende sobre la cuerda y vibra.
Las aves se disipan, una bocina se pierde en el atardecer.
La pregunta retumba en los vidrios de las ventanas, 
en las copas de los árboles.
Es eco en los techos de chapa de las villas, 
en las monedas de los linyeras.
Es voluta de humo de los cigarros de los pibes de Isla Maciel.
Sacude las pieles de los enamorados en la plaza.

Recorre los rieles hacia el Sur.
Despierta al que dormita en un diván deshecho.

Y se responde: No.

No hay comentarios: