domingo, 13 de marzo de 2016

ACERCA DE LOS CONOCEDORES DEL AMOR

Los que conocen el amor, dicen que se conoce por su eco.
Decir tequiero remite inmediatamente en un reverberar de tequieros que se chocan, se entrelazan, se confunden.
Los que conocen el amor, dicen que cuando no hay eco, es mala señal. Entonces procuran casi desesperados poner megáfonos, parlantes y hasta amplificadores para que la palabra llegue y sus ondas despierten los impulsos dormidos.
Finalmente, resignados ante el silencio del partenaire de turno, deciden deshojar margaritas en el balcón para obtener la respuesta infalible. Sólo después de esa instancia sagrada, lloran unos minutos y salen a la calle en busca de oídos nuevos que repitan el eco mágico como un mantra.

No hay comentarios: