sábado, 17 de septiembre de 2016

QUEBRADA


Supe morderle las orejas al viento.
fue un tiempo atrás
cuando caminaba entre piedras y soles
Supe llegar muy alto
casi cien veces más que mi estatura
el cielo era celeste y me rodeaban cabras y mujeres
Supe respirar el aire blanco sin desfallecer
escuchar los sonidos de las cañas
Disfruté mi victoria
No supe, sin embargo, resguardarla del arrebatador
la nube mala
la estrella dicotómica
Sólo me resta contarles
mi traición por unas pocas monedas en el mes
y mi muerte invisible.

No hay comentarios: